Collalba negra en celo

La otra mañana en el Galacho de Juslibol pude contemplar a una pareja de collalbas negras por los cortados de yesos. Tras unos minutos de observación el macho comenzó a chasquear y emitir sonidos a la vez que hacía una exhibición de las partes más blancas de su plumaje.

Con un movimiento continuo, inquieto y sin perder de vista a la hembra que se situaba varios metros por encima en el cortado, el macho abría su cola cual abanico haciendo una demostración de las zonas más blancas. Ese contraste es muy llamativo y lo realizó durante unos minutos, mientras de vez en cuando curioseaba alguna de las oquedades que se encontraba.

No son los únicos inquilinos del cortado que están con sus amoríos, seguramente la hembra de búho real esté ya echada, incubando, mientras el macho a última hora de la tarde marca territorio con su grave ululeo, proclamando su territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *