Siguiendo a los cernícalos de Zaragoza

15_06_10_anillamiento_cernicalo

Estos días desde la ACF (Asociación para la Conservación de los Falcónidos) estamos bastante ocupados con el programa de seguimiento de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) en la ciudad de Zaragoza. Son varias las cajas nido del proyecto que están ocupadas por estos pequeños halcones en todo la ciudad y también en sus alrededores.

Hace unas semanas se marcaron los pollos de halcón peregrino en el Galacho de Juslibol y ahora tocan sus primos pequeños. Realizamos un seguimiento de varias parejas, algunas de las cuales no cría en nuestras cajas sino en nidos que llevan ocupando desde hace años. Sin embargo nuestras cajas han supuesto unas mejoras en muchos casos del lugar de nidificación. Por ejemplo la pareja de cernícalos sitiados en el hospital Miguel Servet antes se encontraban en la cámara de Comercio; la pareja de la Aljafería también ha aprovechado la caja, ya que el hueco que utilizaba anteriormente puede ser tapado por obras y/o exposiciones.

15_06_10_anillamiento_cernicalo_2

Ayer marcamos a 6 preciosos pollos en el Palacio de la Aljafería, con un aspecto muy bueno y que tuvieron unos pesos que oscilaron entre 180 y 220 gramos. Todos ellos llevan anilla metálica y una anilla de PVC para la lectura a distancia, estos son los códigos:

15_06_10_anillas_cernicalo

CÓDIGOS DE LAS ANILLAS DE PVC

000
001
002
003
004
005

Esperemos en el futuro poder hacer alguna lectura de estos y otras aves marcadas por el proyecto para seguir arrojando luz sobre la biología de las rapaces cosmopolitas y su comportamiento (dispersión, alimentación, zonas de caza y de cría…)

Repasando cajas nido

Parte frontal

Parte frontal

Este invierno he aprovechado para repasar algunas cajas nido de autillo que tenemos en las cercanías de Zaragoza. La finalidad de las cajas nido es habilitar una oquedad artificial donde las aves puedan criar, ofreciéndole una alternativa a los huecos naturales que por diversas circunstancias pueden escasear. Hemos cambiado el sistema de grapas, que no soportó la crudeza del cierzo en otoño-invierno, por unos tornillos que sujetan el neumático reutilizado como bisagra. Las cajas nido han sido pintadas con pintura ecológica al agua y sin olor, que la protegen de las inclemencias. Cambiadas las cajas procedimos a limpiarlas y examinar su contenido, el próximo año se colocaran más, por el momento estamos a la espera de los inquilinos.

Caja nido rota

Caja nido rota

Neumático reutilizado

Neumático reutilizado

La importancia de las cajas nido se hizo patente cuando hace unos años en Castilla y León hubo una plaga de topillos donde desgraciadamente se volvió a usar veneno aún sabiendo la poca efectividad y las consecuencias de años anteriores. Por aquel entonces, GREFA (Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona y su hábitat) desarrolla un proyecto de cajas nido, para cernícalos y lechuzas, donde al cabo de los años se ha ratificado que es una forma de control más efectiva en el tiempo.

Lateral de la caja nido

Lateral de la caja nido

La lechuza así como otras aves ligadas al humano han pagado las consecuencias de la evolución de nuestras construcciones, más “perfectas” y sin oquedades. Gorriones, murciélagos, vencejos, cernícalos… son las que aves que más han notado la falta de huecos, como veis no es sólo cosa de aves. Así pues colocar cajas nido en nuestros alrededores nos permite tener un entorno más agradable dejando que las aves vuelvan a ser nuestras vecinas más cercanas, otorgándonos su canto y su belleza a cambio de nuestro respeto.

Serreta mediana y colimbo chico

Acabo de volver del embalse de la Sotonera muy cerca de Huesca para ver si podía observar un colimbo chico (Gavia stellata) y una serreta mediana (Mergus serrator) que había visto con anterioridad Juan Carlos Albero (recomiendo visitar su blog Pajareando por Huesca) y que había publicado en el grupo de Facebook de OrniAragón.

He visitado la zona donde se les había observado anteriormente a unos 4ºC y con rachas de viento, una sensación de lo más confortable para ver aves. Es lo que tienen estas y otras especies “raras” que el frío del norte las hace bajar. He escudriñado a cada uno de los ánades azulones que había allí, fochas, gaviotas patiamarillas, cormoranes y me sobresaltaba con las siluetas de los somormujos lavancos pero nada, no había rastro y el sol empezaba a bajar.

A lo lejos he visto un grupo de anátidas, he mirado la altura del sol y he corrido hacia el coche para intentar acercarme lo máximo posible a la orilla cercana a los patos que había visto. Dejo el coche y voy ligero con el equipo, entrando en calor… diviso el grupo y en la distancia comienzo a repasar con el telescopio. Poca luz, pero la suficiente para ver a la serreta mediana entre dos hembras de azulones, con ese pico tan característico. Disfruto unos instantes de la observación, ni me planteo hacer foto de una macha así que sigo buscando, alrededor de las islas, en las zonas abiertas… somormujo, otro somormujo… una patiamarilla..eh!! ahí estaba, lejos de aspecto oscuro y el cuello claro, cabeza cónica… que precioso el colimbo. Toda una suerte haber observado estas dos especies, in extremis y más siendo ambas especies nuevas para mí.

Sumando picos

Piquituerto macho

Piquituerto joven

Estos días he disfrutado de muchas horas de pajareo y eso se ha notado en las especies observadas. Sin ir más lejos el otro día podando almendros en una zona cercana a los pinares de Valmadrid pude observar detenidamente a lo largo del día a un grupo de piquituertos (Loxia curvirostra) en las ramas de un ailanto (Ailanthus altissima) donde se aseaban, picoteaban las yemas…

Piquituerto hembra

Piquituerto hembra

Los piquituertos son aves llevadas hacia un extremo adaptativo que las lleva junto a otros especialistas como ellos a explotar un recurso alimenticio que no está al alcance de todos. Su pico se ajusta como una tenaza y deja accesible el piñón tras abrir las brácteas de la piña. Este tipo de fenómenos son los que más me hacen disfrutar, observar su morfología, su conducta… me lleva a un viaje a la imaginación donde se recrea el paso del tiempo, la mano de la evolución en la selección de aquellos individuos que tras lentísimos cambios graduales (en ocasiones también son muy rápidos) han optado por un pico cruzado que les facilita la extracción de piñones pero les imposibilita para otras muchas fuentes de alimento más comunes como semillas.

Entre otras muchas especies de este día y de otros más, a día de 11/1/15 llevo observadas para la lista provincial 96 especies, sorprendente el ritmo si miramos que el año pasado para la misma lista hice sólo 120.

El duque de Juslibol

Búho real (Bubo bubo) Eagle Owl from Brookei on Vimeo.

Hacía mucho tiempo que no subía nada de los “Duques” de Juslibol, esta pareja de búhos reales (Bubo bubo) que durante tantos años me han dado tan buenas observaciones. En la última salida del 2014 vi otro búho en la zona de Valmadrid y allí el viento me impidió oírlo. En este caso, y sabiendo que los búhos de Juslibol no son muy dados a dar la nota, fue la labor de un tractor la que me impidió oirlo con claridad aunque fueron leves ululeos. La luz se fué y con ella yo también, no sin antes ver un roquero solitario y una pareja de collalbas negras.

Superviviente nato

Malformación del pico superior en curruca zarcera (Sylvia communis)

Malformación del pico superior

Hace poco acabo de venir de unos días anillando en una campaña dedicada al carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola) y entre otras muchas cosas pudimos anillar a esta curruca zarcera (Sylvia communis) con una malformación en el pico. El ejemplar en sí tenía un aspecto saludable con buen estado de su plumaje y un peso correcto para la especie.

Malformación del pico superior en curruca zarcera (Sylvia communis)

Malformación del pico superior

Sin duda este ave tendrá dificultades para alimentarse lo cual le pone en desventaja considerable ante las dificultades que ya de por sí tiene un viaje que cruza una de los mayores desiertos del planeta. La posible malformación quizás se deba a una infección, ya que tiene ciertas costras, que pudo ser bacteriana o fúngica, Lo que sí tenía perfectamente era la lengua con lo cual debe apañárselas para alimentarse de pequeños insectos. Esta claro que es un superviviente nato.

Delta del Ebro, febrero 2014

Silueta tarro blanco

Silueta tarro blanco

Hace cosa de un mes estuvimos por el delta del Ebro un fin de semana y tenía pendiente realizar la entrada a este magnífico lugar que nunca defrauda. Por aquel entonces el tiempo metereológico estaba algo más revuelto pero el sábado nos permitió disfrutar de un gran día, no así el domingo que no tardamos en marchar ya para Zaragoza ante la constante lluvia.

Flamenco común

Flamenco común

Paisaje (Autora: Silvia G.)

Paisaje (Autora: Silvia G.)

Este era uno de esos viajes de placer, una buena escapada de las que últimamente escasean por temas laborables, un fin de semana para repetir en cualquier momento. Cuando los que tenemos pájaros en la cabeza planificamos nuestros viajes con nuestra pareja siempre pensando en la posibilidad de ver aves allá donde vayamos, y es que “ellas” están por todas partes, y siempre buscamos una excusa para salir a pajarear estemos donde estemos. El delta del Ebro es uno de esos lugares que cumplen todos los requisitos, lugar ideal para observar la naturaleza, paisajes bonitos, playa… pero sobre todo una gran gastronomía, ¿qué más se puede pedir?.

Gaviota picofina

Gaviota picofina

Las fechas en las que fuimos eran buenas, si bien los migradores no tenían intención de hacer acto de presencia, todavía quedaban muchos de los invernantes. Observé un total de 52 especies entre los que destacaría una especie nueva (bimbo!!!) de la barnacla carinegra (Branta bernicla). Una de mis intenciones era buscar a las serretas (Mergus sp.) ya que no he visto ninguna y en invierno suelen frecuentar ciertas zonas del delta, aunque no hubo suerte.

Cernícalo vulgar macho

Cernícalo vulgar macho

El resto de observaciones fueron fantásticas, no me deja de sorprender como pasando con el coche por los campos de cultivo te puedes encontrar bien cerca a varios calamones comiendo, moritos, gaviotas, flamencos… y que decir de los limícolas.

Correlimos menudo

Correlimos menudo

Maese raposo

Maese raposo

Maese raposo

Acostumbrado a largas esperas para ver de cerca los comportamientos más íntimos de ciertas especies, no me deja de sorprender como el azar juega un papel importante en nuestras observaciones, o quizás por pura probabilidad tras tanto tiempo en el campo te encuentres en el lugar indicado en el momento indicado. Sea como fuere ayer tuve la fortuna de disfrutar de la compañía de un zorro y así como lo sentí, no como una observación más, sino como un encuentro que maese raposo “permitió”.

Lo normal es que se alejen sin pensárselo mucho, si bien es cierto que los zorros son un tanto curiosos y suele parar para mirar atrás, en esta ocasión simplemente le dio igual mi presencia. Junto al camino estaba, iba despacio por pasar junto a un carrizal y estaba atento a ver una pareja de laguneros que frecuentan el lugar, sin darme cuenta tenía al zorro a mi izquierda a escasos metros. Disfruté del intercambio de miradas, del momento, de la belleza del animal… pensando que no tardaría en irse pero no fue así. Atónito, caí a los minutos en sacar la cámara (con un 10-30mm) para hacer un vídeo y alguna que otra foto, e incluso esos movimientos no ahuyentaron al raposo que incluso hizo amagos de cazar.

Zorro (Vulpes vulpes) Red Fox from Brookei on Vimeo.

Jornada fotográfica en Bello

Zarapito real

Zarapito real

Antes de finalizar el año pasado tuve la oportunidad de ir a fotografiar grullas en Gallocanta mediante los hides que tienen allí y que son gestionados por el Gobierno de Aragón. Fui con Jesús Rodríguez que fue quien solicito todos los permisos necesarios previos a la jornada fotográfica. Fuimos a dormir a Bello, pueblo cercano donde también pase mis días en las jornadas de anillamiento del carricerín cejudo. Nos levantamos temprano con una temperatura de -8ºC pero con la sensación de que podía ser un buen día. Tras prepararnos dentro del hide con todos los artilugios nos pusimos a esperar a que saliera el sol.

Familia de grullas

Familia de grullas

A mi las horas se me pasaron volando y eso que tuvimos horas con poca actividad, e incluso nos podría haber sonreído un poco más la suerte si se nos hubieran acercado más cantidad grullas aunque disfrutamos mucho con el zarapito. Aún así un par de parejas con sus pollos del año estuvieron bastante cerca del hide comiendo con tranquilidad, así como los zarapitos, que llegamos a ver hasta tres a la vez pero uno de ellos fue de lo más ameno de la jornada. Volví con fotos, con muchas fotos y también vídeos.

Vigilante

Vigilante

Me pica...

Me pica…

Zarapito real from Brookei on Vimeo.

Todas las fotos y vídeos están realizados mediante digiscoping.