Visita a los cortados de Juslibol

Antes de ayer me pasé por los cortados de Juslibol a la espera de obtener noticias de los pollos de halcón que recientemente habíamos anillado a través del Proyecto Halcón Peregrino en Zaragoza. Aunque no pude observarlos en las inmediaciones del nido, ya que para estas fechas ya realizan sus primeros vuelos, volveré esta semana para observar como evolucionan.

La tarde era calurosa y aunque fuí algo tarde era bastante duro aguantar todo la solana sin apenas sombras, además de intentar conseguir alguna foto decente entre las luces y sombras que este ambiente genera. Si bien no pude observar a los peregrinos no faltaron a su cita los búhos reales, observando a los dos hermanos de este año que durante un tiempo uno de ellos me tuvo en vilo al permanecer una semana en el suelo a expensas de cualquier depredador como zorros e incluso perros.

Otras de las aves que sufrían los calores pero que mantenían una gran actividad eran las collalbas negras que ahora mismo están atareadass con sus puestas, no las primeras por supuesto, sino con las siguientes ya que pueden llegar a realizar más de dos puestas al año. Junto a las collalbas también observé al roquero solitario, algo más tímido y esquivo en su comportamiento.