De nuevo búho real en el fototrampeo

Al atardecer

Un pequeño rincón está haciendo las delicias de mis capturas con la cámara de fototrampeo. Llevaba nueve especies diferentes de aves a las que sumo dos más, una de las cuales es bastante inusual, un mirlo capiblanco. La suerte no termina ahí porque si durante el día el lugar es altamente transitado por la noche no lo es menos. La pareja de búho real frecuenta la zona, anteriormente había grabado su canto pero con pésimos resultados visuales, esta ocasión tampoco he obtenido excelentes resultados. Esta claro que el rendimiento de la cámara de día no es equiparable a la calidad de los vídeos que generalmente tienen mucho ruido, a parte de modificar los leds para evitar quemar imágenes.

Intercambio presa

Más allá de la alta calidad de las imágenes, el momento grabado es lo interesante y permite especular entre una interacción entre dos búhos reales seguramente intercambiándose una presa. Escenas que bien pueden mostrar un comportamiento para afianzar la pareja posiblemente con pollos en las cercanías. O un pollo volantón que acude a que le den de comer (el resto de imágenes de la serie no descarta nada). Motivo más que suficiente como para seguir “espiando”.

 

El duque de Juslibol

Búho real (Bubo bubo) Eagle Owl from Brookei on Vimeo.

Hacía mucho tiempo que no subía nada de los “Duques” de Juslibol, esta pareja de búhos reales (Bubo bubo) que durante tantos años me han dado tan buenas observaciones. En la última salida del 2014 vi otro búho en la zona de Valmadrid y allí el viento me impidió oírlo. En este caso, y sabiendo que los búhos de Juslibol no son muy dados a dar la nota, fue la labor de un tractor la que me impidió oirlo con claridad aunque fueron leves ululeos. La luz se fué y con ella yo también, no sin antes ver un roquero solitario y una pareja de collalbas negras.

Buscando uno de los halcones

Búho real adulto

Búho real adulto y pollo

Me acerqué a continuar con el seguimiento de los pollos marcados en el galacho de Juslibol , tras el aviso de un compañero de la ACF, quien comentaba en el blog de la Asociación que el otro día sólo había visto tres de los cuatro pollos de peregrino.

Visité la zona a ver si podía observar al cuarto ejemplar, o si por el contrario seguía sin aparecer, como fue el caso, e intentar averiguar las posibles causas. Estando allí vi a tres jóvenes peregrinos, alguno de ellos haciendo pequeños vuelos por el cortado o bien ejercicios de musculación… pero ni rastro del cuarto. Una causa más que probable de su desaparición es la interacción con otra especie que anida en los cortados y que también tiene a sus crías apunto de saltar del nido. Se trata del búho real, depredador habitual del halcón peregrino y que en alguna zona de la península Ibérica supone un problema para el falcónido como es el caso del sureste levantino, donde se concentra la mayor densidad de búhos reales. Es más que sabido la actitud superdepredadora de la rapaz nocturna que no duda en añadir a su dieta rapaces diurnas de tamaño medio, zorros, erizos…

Adulto y uno de los pollos

Adulto

La pareja de halcón peregrino de Juslibol tiene su nido en mitad de dos territorios de búho real y es ahora cuando los jóvenes peregrinos se aventuran por el cortado cuando son más vulnerables. Todavía no he pasado bajo los posaderos habituales de los búhos para comprobar si en sus egagrópilas se encuentre alguna pista de depredación, ya sean plumas, anillas… Lo que si he podido comprobar es que una de las parejas tiene dos pollos bien crecidos y que requerirán mucha comida.

Galacho de Juslibol 6/12/12

Búho real (Bubo bubo) Eagle Owl

Ayer por la tarde me acerqué un rato al Galacho de Juslibol ya que llevaba un tiempo sin pasarme. Como no y coincidiendo siempre para estas fechas, observo atento cada rincón del cortado en busca del Gran Duque, el búho real (Bubo bubo), que en los meses fríos de invierno comienza sus amoríos. A primera hora parecía no estar dispuesto a dejar verse, pero estos cortados no están exentos de bellezas de la avifauna.

Nada más llegar y preparando el telescopio, un roquero solitario (Monticola solitarius) que se posa en el suelo, aunque como siempre se muestra esquivo y desconfiado, a la mínima vuelve a subir por la pared cambiando de posadero constantemente. De camino hacia el Centro de Visitantes, las currucas rabilargas (Sylvia undata) salen a escasos metros de mí para volver a esconderse rápidamente, junto a ellas mirlos (Turdus merula) y petirrojos (Erithacus rubecula) se suman a las observaciones.

Justo en ese instante, ya muy cerca del galacho la hembra de halcón peregrino (Falco peregrinus) vuela cercana al cortado emitiendo su característico chillido.

Me acerqué a ver si la encontraba y saber si por casualidad su nerviosismo se debía a la presencia del búho real uno de sus mayores depredadores… no llegué a observar nada. Cerca de allí, en las escaleras que suben a la estepa pude observar al menos seis ejemplares diferentes de collalba negra (Oneanthe leucura), es común observar varios individuos juntos para estas fechas, todo un placer para cualquier amante de las aves.

El sol caía y debía volver para casa, eso sí, sin dejar de buscar al búho real. No falla, comienza el atardecer y comienza a dejarse ver, justo con los últimos rayos de sol, todavía adormilado, desperezándose y sabiendo que llega su turno. Aguanto hasta última hora y parece que esta tímido, no emite ningún ululeo así que volveré a ir para disfrutar de nuevo de los cortados de Juslibol.

Petirrojo (Erithacus rubecula) Robin

Visita a los cortados de Juslibol

Antes de ayer me pasé por los cortados de Juslibol a la espera de obtener noticias de los pollos de halcón que recientemente habíamos anillado a través del Proyecto Halcón Peregrino en Zaragoza. Aunque no pude observarlos en las inmediaciones del nido, ya que para estas fechas ya realizan sus primeros vuelos, volveré esta semana para observar como evolucionan.

La tarde era calurosa y aunque fuí algo tarde era bastante duro aguantar todo la solana sin apenas sombras, además de intentar conseguir alguna foto decente entre las luces y sombras que este ambiente genera. Si bien no pude observar a los peregrinos no faltaron a su cita los búhos reales, observando a los dos hermanos de este año que durante un tiempo uno de ellos me tuvo en vilo al permanecer una semana en el suelo a expensas de cualquier depredador como zorros e incluso perros.

Otras de las aves que sufrían los calores pero que mantenían una gran actividad eran las collalbas negras que ahora mismo están atareadass con sus puestas, no las primeras por supuesto, sino con las siguientes ya que pueden llegar a realizar más de dos puestas al año. Junto a las collalbas también observé al roquero solitario, algo más tímido y esquivo en su comportamiento.

Tiroteado un búho real cerca de Juslibol

El otro día me llamó un amigo forestal para comentarme que habían recogido la semana pasada a un búho real tiroteado en la zona de la estepa sobre los escarpes del Galacho de Juslibol. Fue trasladado inmediatamente al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “La Alfranca” donde desconozco su estado de salud. El animal presentaba indicios de haber sido tiroteado y según dijeron en el CRFS parece ser un ejemplar jóven de unos dos años de edad. Eso me recuerda a los dos jovenzanos que fotografié hace un par de temporadas, es imposible saber si se trata de alguno de ellos, pero el tema es muy triste y preocupante.

Nueva generación de búhos reales (Bubo bubo)

Un año más os cuento que una de las parejas de búho real (Bubo bubo) Eagle Owl que sigo desde hace ya unos cuantos años ha vuelto a sacar adelante a un par de pollos preciosos. Aunque estos últimos días han sido malos y los búhos apenas han salido espero que pronto estos dos jovenzanos se independicen e intenten sobrevivir en ente difícil mundo, pero no me preocupan ya que están dotados de unas habilidades que les hacen estar en la punta más alta de la pirámide trófica. Suerte amigos!!!! Nos vemos.

Búhos reales electrocutados

Las fotos vienen de la mano de Jorge Hernández (Lubican), al cual tuve el placer de conocerlo hace dos años ya. Estos búhos reales pertenecen a la zona del río Henares, y hablo en plural porque del segundo no hay foto pero si hay testimonio de que un segundo búho había caído electrocutado y luego fue movido por algún zorro o quizás un mapache (que los hay) varios metros. En este caso los mismos propietarios de la finca, zona de investigación llamada La Canaleja, avisaron a los de eléctricas a ver si les hacían caso. Quiso la casualidad que ambos búhos murieran en la misma torreta, seguramente el mismo día, quizás tras una disputa por la intromisión de alguno de ellos a territorio ajeno… no se, sólo se que suele ser el final para muchas aves de gran envergadura, sobre todo rapaces aunque también son víctimas avutardas y cigüeñas. Estas imágenes son más habituales de lo que pensamos pero lo más preocupante es que tiene solución…