Galacho de Juslibol 6/12/12

Búho real (Bubo bubo) Eagle Owl

Ayer por la tarde me acerqué un rato al Galacho de Juslibol ya que llevaba un tiempo sin pasarme. Como no y coincidiendo siempre para estas fechas, observo atento cada rincón del cortado en busca del Gran Duque, el búho real (Bubo bubo), que en los meses fríos de invierno comienza sus amoríos. A primera hora parecía no estar dispuesto a dejar verse, pero estos cortados no están exentos de bellezas de la avifauna.

Nada más llegar y preparando el telescopio, un roquero solitario (Monticola solitarius) que se posa en el suelo, aunque como siempre se muestra esquivo y desconfiado, a la mínima vuelve a subir por la pared cambiando de posadero constantemente. De camino hacia el Centro de Visitantes, las currucas rabilargas (Sylvia undata) salen a escasos metros de mí para volver a esconderse rápidamente, junto a ellas mirlos (Turdus merula) y petirrojos (Erithacus rubecula) se suman a las observaciones.

Justo en ese instante, ya muy cerca del galacho la hembra de halcón peregrino (Falco peregrinus) vuela cercana al cortado emitiendo su característico chillido.

Me acerqué a ver si la encontraba y saber si por casualidad su nerviosismo se debía a la presencia del búho real uno de sus mayores depredadores… no llegué a observar nada. Cerca de allí, en las escaleras que suben a la estepa pude observar al menos seis ejemplares diferentes de collalba negra (Oneanthe leucura), es común observar varios individuos juntos para estas fechas, todo un placer para cualquier amante de las aves.

El sol caía y debía volver para casa, eso sí, sin dejar de buscar al búho real. No falla, comienza el atardecer y comienza a dejarse ver, justo con los últimos rayos de sol, todavía adormilado, desperezándose y sabiendo que llega su turno. Aguanto hasta última hora y parece que esta tímido, no emite ningún ululeo así que volveré a ir para disfrutar de nuevo de los cortados de Juslibol.

Petirrojo (Erithacus rubecula) Robin

Visita a los cortados de Juslibol

Antes de ayer me pasé por los cortados de Juslibol a la espera de obtener noticias de los pollos de halcón que recientemente habíamos anillado a través del Proyecto Halcón Peregrino en Zaragoza. Aunque no pude observarlos en las inmediaciones del nido, ya que para estas fechas ya realizan sus primeros vuelos, volveré esta semana para observar como evolucionan.

La tarde era calurosa y aunque fuí algo tarde era bastante duro aguantar todo la solana sin apenas sombras, además de intentar conseguir alguna foto decente entre las luces y sombras que este ambiente genera. Si bien no pude observar a los peregrinos no faltaron a su cita los búhos reales, observando a los dos hermanos de este año que durante un tiempo uno de ellos me tuvo en vilo al permanecer una semana en el suelo a expensas de cualquier depredador como zorros e incluso perros.

Otras de las aves que sufrían los calores pero que mantenían una gran actividad eran las collalbas negras que ahora mismo están atareadass con sus puestas, no las primeras por supuesto, sino con las siguientes ya que pueden llegar a realizar más de dos puestas al año. Junto a las collalbas también observé al roquero solitario, algo más tímido y esquivo en su comportamiento.