Polluela bastarda (Zapornia parva) en los Monegros

Hembra de polluela bastarda

 

El domingo estuve todo el día pajareando por los Monegros aprovechando estos días tan primaverales. Comencé la jornada a las 5:30 ya que mi objetivo inicial era la alondra de Dupont o Ricotí (como se le conoce en Aragón). Por desgracia y la zona que visité no encontré o al menos no quisieron cantar alguno de los machos que controlaba. Esto no significa que no estén, puede que no se dejaran oír o que lo hicieran en algún momento que yo no estaba. De todas formas hablandalo con compañeros la situación no ha mejorado y sólo quedan algunos territorios en parches aislados como demuestran diferentes estudios:

 

Amanecía ya, la mayoría de aláudidos estaban en un canto desenfrenado, una algarabía de sonido que ante la salida del sol se mezcló con el verde de los cultivos y los mantos blancos de las Diplotaxis erucoides. No voy a negarlo, es para mí uno de las cosas más bellas que se puede ver, la llegada de la primavera a Monegros. Más allá de mi bucólica y apasionada visión de este ecosistema, las observaciones realizadas a lo largo de la jornada muestran lo que la mayoría desconoce, que la estepa rebosa vida y de que manera.

 

 

Disfrute de un joven de águila real apostada en uno de esos mases abandonados, muchos por el robo de tejas, con las consecuencias que tienen sobre la fauna como lechuzas, cernícalos primillas, carracas…. al dejar en jaque estas construcciones que tanto se usaban antiguamente. Observé a mis dos primeras collalbas rubias de la temporada, alcaravanes, gangas ortegas y un largo etc. En mi transcurso vi un vehículo y varias personas con telescopio, me crucé con ellos por casualidad y la ocasión se prestó para intercambiar unas palabras. Era gente que venían de Cataluña, habían venido a disfrutar de la estepa y sus aves, se notaba que les encantaba. En el intercambio de observaciones y opiniones me comentaron que habían observado el día anterior a una polluela bastarda (Zapornia parva) parece ser que ya no es Porzana sp., y que iban a ver si conseguían fotografiarla mejor, así que me invitaron a ir a verla. No dudé ni un instante, no es una especie muy rara o escasa pero si que es esquiva y por lo visto en este paso prenupcial están haciendo bastante acto de presencia en toda la península.

 

 

Llegamos a la charca, una mera charca de apenas 300m2 junto a la carretera, en la primera pasada con los prismáticos una sombra llama nuestra atención entre las aneas. Ni dos minutos y ya habíamos “visto” a la polluela. No deja de sorprenderme como en un espacio tan reducido este ave ha decidido parar en su periplo migratorio y reponer energías… y nosotros siempre pensando en grandes espacios, lugares prístinos e impolutos de virgen naturaleza para que luego las aves nos devuelvan a la realidad y nos digan que tienen alas, que a veces no es el tamaño sino la casualidad o azar de como espacios pequeños pero con ciertos recursos los que les sirven para sobrevivir. La observación continúa durante más de una hora para intentar retratarla lo mejor posible, yo lo único que conseguí es una foto donde sale la cabeza tapada y un escaso vídeo de la frenética actividad de la polluela.

Tras despedirme de los compañeros catalanes, me acerco al río Alcanadre, allí observo los primeros vencejos reales del año, páridos y pícidos… todas estas aves que precisan de agua. Por la tarde y tras la comida la jornada continúa hasta la puesta del sol. El día se salda con 81 especies distintas de aves observadas y la satisfacción de haber tenido un gran día de campo.

 

 

Posible anilla 062

Hembra anillada 062
Autor: Carlos Baraza

Hoy al final de la mañana nos hemos acercado al cortado de Juslibol para ver si podíamos leer la anilla de la hembra de halcón peregrino. Cuando hemos llegado estaba la pareja posada, fuera de la oquedad y a gran distancia. Poco a  poco nos hemos acercado, tirando de aumentos y zoom en la cámara del móvil para sacar las fotos. Tras un rato de observación y con la primera impresión de que la hembra no portaba anillas brilla en su pata derecha algo, una anilla metálica. Luego con dificultad y algo de imaginación se le intuye una de PVC amarillo.

El macho que se encontraba de espaldas y que luego salió volando, marcando sonoramente mientras se alejaba, no se ha dejado ver si portaba anillas, si no ha ocurrido nada debería ser el ejemplar 021, anillado por la ACF.

Transcurre la espera bajo el sol que hoy calienta especialmente para ser principios de marzo cuando la hembra sale a volar, realizando un vuelo circular cercano al cortado para adentrarse hacia una de las oquedades. Antes de eso y de perderla de vista se posa en una repisa, medio tapada por una roca que tenemos delante, pero el tiempo suficiente para tomarle una instantánea donde se intuye un número.

 

De primeras nos había parecido 790 pero tampoco se veía muy bien. Una vez con calma y viendo la foto en el ordenador el 790 se transforma en el 062, más lógico si tenemos en cuenta la numeración de las anillas (un setecientos es muy alto) y da la casualidad que desde el CRFS La Alfranca se soltó una hembra de halcón peregrino con anilla amarilla de PVC en la pata izquierda en la misma posición que esta. A priori podemos casi asegurar que se trata del mismo ejemplar pero deberemos realizar alguna visita más para confirmarlo.

Comienza la temporada de halcones

Halcón peregrino (foto con el móvil y telescopio a gran distancia)

Hace poco y junto a la Unidad Verde de Zaragoza y la Asociación para la Conservación de los Falcónidos se ha comenzado la temporada de seguimiento de halcones en Zaragoza y alrededores. Los dos nidos cercanos a la ciudad están en plena actividad, algunos como el de Juslibol en plena puesta y en el cual nos hemos llevado una grata sorpresa a ver a la hembra anillada, ahora a ver si nos es posible leer dicha anilla.

Por otro lado en el lado suroeste de las afueras de la ciudad otra de las parejas localizadas realizaron vuelos de cortejo y se encuentran en las inmediaciones del nido de años anteriores. Estos próximos días haremos un seguimiento más continuado para ver la evolución de las parejas y pronto comenzaremos a revisar los nidos de cernícalos.

Collalba negra en celo

La otra mañana en el Galacho de Juslibol pude contemplar a una pareja de collalbas negras por los cortados de yesos. Tras unos minutos de observación el macho comenzó a chasquear y emitir sonidos a la vez que hacía una exhibición de las partes más blancas de su plumaje.

Con un movimiento continuo, inquieto y sin perder de vista a la hembra que se situaba varios metros por encima en el cortado, el macho abría su cola cual abanico haciendo una demostración de las zonas más blancas. Ese contraste es muy llamativo y lo realizó durante unos minutos, mientras de vez en cuando curioseaba alguna de las oquedades que se encontraba.

No son los únicos inquilinos del cortado que están con sus amoríos, seguramente la hembra de búho real esté ya echada, incubando, mientras el macho a última hora de la tarde marca territorio con su grave ululeo, proclamando su territorio.

Sorpresa en el Delta

Esta semana pasada estuve disfrutando de unos días en el Delta del Ebro y por descontado de unas buenas jornadas de pajareo. Llevaba ya par de días por allí observando limícolas, no en gran número pero si unas cuantas especies, no faltaban moritos y calamones.

A través de las redes sociales estaba en contacto con Alberto Bueno, coordinador del Anuario Ornitólogico de Aragón (AODA), y con Josele Saiz de casa Boletas, que andaban por el Delta. Aquel mediodía mientras comía me llamó Josele para avisarme de una rareza, el colirrojo diademado (Phoenicurus moussieri) que se encontraba en la Alfacada.

Terminé de comer, café rápido y hacia la Alfacada. Gracias a las indicaciones de los compañeros no fue difícil localizarlo, fue cosa de tener paciencia como casi siempre con las aves. En mi observación estuve acompañado de otros ornitlogos que ya se habían enterado.

Poco rato de observación y mucha espera pero mereció la pena, el colirrojo un macho con un plumaje espectacular no paraba de cambiar de percha para tirarse a por sus presas. Es la novena cita de esta especie para España y fue la sorpresa de esos días por el Delta.

Gaviota sombría en los depósitos de Casablanca

Gaviota sombría (izq) y gaviota patiamarilla (dch)

Gaviota sombría (izq) y gaviota patiamarilla (dch)

Quien sea “pajarero” en Zaragoza conoce de sobras los depósitos de Casablanca y como está de activo ornitológicamente hablando durante el invierno. Aunque hoy hacía aire, algo nada raro en esta ciudad, me he ido a pasear con Ara con los bártulos a cuestas. Se notaba el aire ya que apenas he visto pájaros pequeños, normalmente junto al Canal Imperial la cosa esta animada pero hoy un escaso colirrojo tizón y un par de carboneros han sido lo único que he llegado a ver.

Ya en los depósitos y con el sol a punto de desaparecer entre las nubes sabía que no me iba a quedar mucha luz, como máximo una hora y los últimos minutos tendría que exprimir el ocular astronómico para sacar algo decente. La mayoría de las fotos están con mucho ruido ya que he forzado el ISO pero me ha servido para documentar ciertos plumajes de gaviotas y la identificación de las mismas. Así mismo he hecho un vídeo con un “barrido” grabando a todas las gaviotas.

Las gaviotas reidoras eran las más numerosas, he podido contar casi 200 sin problema pero en la parte de atrás y la más alta de los depósitos había un grupo igual de numeroso, no descarto que hubiese entre 300 a 350 ejemplares y quien sabe, quizás alguna otra especie de gaviota. Las segundas más numerosas han sido las gaviotas patiamarillas, con individuos que iban y venían pero no descendían de 30. Entre los jóvenes de patiamarilla, algún adulto y las numerosas reidoras he localizado una gaviota sombría. Podemos ver en la foto su tamaño algo inferior a la patiamarilla y el dorso de un gris mucho más oscuro. He subido la cita al grupo de Big Year Aragón en Facebook y se ha montado un debate debido a lo oscuro de su plumaje, haciéndonos pensar que puede tratarse de una subespecie norteña.

Comportamiento de piquituertos

Piquituerto común (Loxia curvirostra) Crossbill from Brookei on Vimeo.

Desde hace un tiempo tengo una Nikon 1 V1, una cámara compacta con el sensor de una réflex, que con el 50mm 1.8 dan unos resultados excelentes de fotos pero también de vídeos. Las únicas pegas son el enfoque manual, más difícil cuando se pierde el espejo de la réflex y tienes que verlo a través de pantallas LCDs con las molestías del sol (y el posible fallo de enfoque)

Más allá de las dificultades técnicas he podido grabar mal a un grupo de piquituertos en los pinares de Valmadrid donde se comunicaban constantemente entre ellos y otros grupos de fringílidos que pasaban sobre ellos, normalmente formados por pardillos, jilgueros y otros piquituertos. En ocasiones algún grupo, seguramente con más piquituertos hacían levantar sin dilación a los ejemplares posados en el ailanto, para volar junto al grupo. Al rato otros bandos pasaban y volvían a posarse aunque tenía la impresión que eran los mismos ya que siempre veía una hembra y dos juveniles, aunque las mudas de esta especie es un tanto especial y quizás me aventure demasiado. Hay que destacar que esta especie puede criar a lo largo de todo el año, según condiciones de alimento, generalmente comienza para febrero o marzo.